Gastos de envío gratis a partir de 50€

Hoy vamos a hablar sobre el colesterol y pequeños hábitos en nuestra vida y alimentos que pueden ayudarnos a controlar y mantenerlo en niveles adecuados para nuestra salud. Lo primero que queremos contar es que el colesterol se produce en nuestro hígado y tiene muchas funciones importantes. No obstante, es el exceso de este colesterol el que debemos controlar para evitar, principalmente, problemas cardiovasculares.

¿Qué diferencias hay entre colesterol HDL y LDL?

Seguramente en alguna ocasión hayas oído hablar del colesterol “bueno” y el “malo”. En este sentido, el colesterol malo (LDL) es el que se acumula y obstruye nuestras arterias, el que debemos reducir, y el colesterol bueno (HDL) es el que ayuda a eliminar el colesterol de las arterias.

¿Qué factores afectan a nuestro nivel de colesterol?

En este sentido hablaremos de dos grupos; aquellos factores que sí dependen de nuestros hábitos y estilo de vida, y aquellos otros que no y que, por lo tanto, no podemos controlar.

Entre los factores que debemos tener en cuenta para mantener nuestro nivel de colesterol están:

  • Alimentación
  • Peso
  • Nivel de actividad física
  • Evitar el consumo de tabaco

Y, por otro lado, aquellos que no dependen de nuestros hábitos pero sí influyen, son:

  • La edad y el sexo
  • El historial familiar
  • La raza

Pero, ¿qué podemos hacer para controlar nuestro nivel de colesterol?

Si nos hemos realizado una analítica y tenemos el colesterol alto, debemos hacer caso siempre de las indicaciones de nuestro médico. Aunque cada caso es particular, hay cambios de hábitos que podemos tener en cuenta, como son:

  • Seguir una dieta saludable: limitar el consumo de grasas saturadas y apostar por una alimentación sana, variada y equilibrada donde no falte nunca el consumo de frutas y verduras.
  • Evitar el sobrepeso, ya que es una de las causas del aumento de nuestro colesterol malo (LDL)
  • Hacer deporte de manera regular: lo ideal es practicarlo cada día, al menos 30 minutos.
  • Dejar el tabaco de lado: fumar reduce el colesterol bueno, que es el que ayuda a eliminar el malo de las arterias. Por lo tanto, si tenemos el colesterol bueno más bajo, podemos provocar que el colesterol malo aumente.

Y, si fuera necesario, el médico complementará todos estos hábitos saludables con un tratamiento médico que nos ayude a reducir, todavía más, el colesterol.

Esperamos que este post os haya resultado interesante y os anime a cuidaros. Y recordad, ¡salud no hay más que una!

All search results
Carrito
No hay productos en el carrito!
Subtotal
0.00
Total
0.00
Continuar Comprando
0
Wishlist 0
Continue Shopping